Perseguir una sonrisa sana, blanca y brillante es un deseo muy común y que, además, alcanzarlo refuerza la autoconfianza.
Es lógico que, después de blanquear tus dientes en el dentista, quieras extender los resultados el mayor tiempo posible.

Estos son los 5 consejos que tenemos desde la clínica Miravéco.

1. Evita los alimentos y bebidas que manchan los dientes

Gran parte de las manchas dentales que se producen son causadas por los alimentos que comemos y las bebidas que consumimos. Muchos de estos alimentos tienen pigmentos naturales que oscurecen los dientes. Entre los grandes culpables de las manchas dentales se encuentran el vino tinto, el café, las infusiones y los frutos rojos. Las especias como la cúrcuma y el curry también pueden manchar los dientes.

Alimentos como los cítricos y los zumos, así como los refrescos, tienen un alto contenido en ácido. Hay que tener en cuenta que su consumo continuado puede producir abrasión del esmalte dental. Como resultado, las manchas pueden penetrar más fácilmente en tus dientes. Sin embargo, no tienes que abstenerte de consumir cítricos y zumos. Sólo asegúrate de enjuagarte la boca después.

2. No consumas productos de tabaco

Sabemos que los productos del tabaco, incluidos los cigarrillos, los puros y el tabaco de mascar, provocan manchas amarillas y marrones en los dientes. Pero a lo mejor no sabemos que los líquidos para vapear que contienen colorantes también pueden manchar los dientes. Por supuesto, es una buena idea evitar los productos del tabaco, ya que son perjudiciales para la salud.

3. Enjuágate después de comer y beber

Considera la posibilidad de llevar contigo una botella de agua para poder enjuagarte rápidamente para eliminar los pigmentos que manchan tu boca. Por ejemplo, después de tomar una infusión o un café.

4. Practica una buena higiene bucal

Además de enjuagarte la boca después de las comidas, cepillarse los dientes con un cepillo suave y una pasta dental blanqueadora ayuda a mantenerlos blancos y sanos. Utilizar también el hilo dental correctamente, curvándolo contra la superficie del diente para eliminar la placa antes del cepillado es lo idóneo. A algunas personas les gusta terminar utilizando un enjuague blanqueador. Si es tu caso, opta por uno sin alcohol para no irritar las mucosas.

5. Acude a las citas de limpieza

Al igual que las limpiezas profesionales son esenciales antes del blanqueamiento, también lo son después del tratamiento para mantener los resultados. Antes de blanquearse, aconsejamos hacer un control, una limpieza y un pulido. La higiene te dejará los dientes libres de sarro y el pulido final les aportará brillo preparándolos bien para el blanqueamiento en clínica.

Siguiendo estos consejos, tu sonrisa se mantendrá radiante.