Que estas sean las vacaciones de verano más esperadas de la historia, después del año que llevamos, seguramente no sea exagerar. Y que necesitamos un paréntesis de todo: de rutinas, de videollamadas, de ciudad, de responsabilidades, de noticias sobre pandemias amenazantes… está claro.

Romper con todo durante unos días parece un plan atractivo, sin embargo, alterar las rutinas, las buenas, las que nos han conducido a los buenos hábitos, pueden repercutir en el cuidado de nuestra boca.

Aquí te dejamos siete tips para cuidar tu salud dental también en verano, aunque sigas con tus planes de desconexión: 

1- Usa las manos, no la boca

Abrir bolsas, botellas o envoltorios con los dientes es muy tentador, pero puede pasar factura. Demasiada gente viene a nuestra clínica con los dientes astillados después de usar la boca como abridor. Te proponemos utilizar tus dientes solo para lo que fueron diseñados: masticar la comida y mostrar tu sonrisa.

2- Protege tus labios de los rayos UV

Cuando veas que vas a exponerte al sol y protejas tu piel con una crema solar, ¡no olvides tus labios! Son una parte muy sensible de la cara y, sin embargo, los protegemos poco. Utiliza al menos un bálsamo labial con FPS 15 para que tus labios se mantengan sanos en lugar de agrietados.

3- No te pases con los dulces

Sí sabemos que las vacaciones estivales son tiempo de relax, de disfrute y de premiarse.
Pero hagamos un esfuerzo para no normalizar el abusar de los caramelos, los productos de pastelería y otros dulces. Es muy fácil relajarse con una bolsa de golosinas o una tableta de chocolate y vaciarlas antes de darnos cuenta.

Tomar demasiado azúcar es una de las formas más rápidas de sufrir caries. Después de darse un atracón de dulces, asegúrate de cepillarte los dientes o, al menos, de enjuagarte la boca con agua.

Se trata de disfrutar, de darse caprichos, pero manteniendo un sano equilibrio. Que los excesos sean de alegrías, de descanso y de buenas compañías, ¿te apuntas?

4- No olvides hidratarte

Beber agua tiene muchos beneficios para la salud, desde prevenir los dolores de cabeza, la sensación de mala circulación hasta ayudarte a controlar los antojos de comida azucarada. El agua ayudará a neutralizar en gran medida los ácidos producidos por la ingesta de azúcar.

5- Atención en la piscina

Ir a nadar durante el verano es una gran idea y, además de mantenerte en forma, te dará un descanso de calor. Pero ten cuidado con las piscinas con mucho cloro, ya que los productos químicos pueden debilitar tus dientes. Te aconsejamos cepillarte los dientes después de un chapuzón en la piscina para protegerlos.

6- Que tu rutina de higiene bucal no coja vacaciones.

Durante el verano, es lógico que te pasas todo el día fuera, que aproveches el clima, las horas de luz y la alegría de experimentar y visitar cosas nuevas. Es normal que, ante tanto plan, tu rutina se quede un poco en el camino. No pasa nada. El verano es una época de diversión y disfrute.

Dicho esto, y pudiendo incorporar un mini kit con cepillo, pasta e hilo dental en tu bolsa de mano, sabemos que puedes vivir unas magníficas vacaciones sin comprometer rutina de higiene bucal. Así, hagas lo que hagas, podrás cepillarte los dientes 2 ó 3 veces al día y pasarte el hilo dental para que tu salud y bienestar no cojan vacaciones.

7- Mastica lento.

Por cuestiones de rutina solemos comer rápido y sin prestar demasiada atención a la masticación. Estas vacaciones párate a pensar en todos los beneficios que puede darte masticar cada bocado alrededor de 30 veces, tranquilamente. El alimento se impregna de saliva evitando que ésta de pegue a los dientes en gran medida y causen problemas dentales como la caries. Además, se absorben mejor los nutrientes durante la digestión evitando la acidez de estómago y el reflujo.

Deseamos que disfrutes de tus vacaciones de verano y que vuelvas a casa con la misma sonrisa saludable con la que te fuiste.