Ausencia de muelas del juicio

Se llaman muelas del juicio o terceros molares. Algunas personas no tienen todas las muelas del juicio. Hay teorías que explican que los maxilares han menguado a lo largo de los años debido a los cambios en la dieta, reduciendo así el espacio para que puedan salir.

¿Por qué se sacan las muelas del juicio?

Una de las principales razones para sacar las muelas del juicio es no tener suficiente espacio para erupcionar. Por esta razón suelen salir torcidas o pueden quedarse dentro del maxilar por la falta de espacio.
Además, al ocupar una posición muy posterior, no se pueden cepillar correctamente y pueden producir inflamación de la encía o incluso caries.

Problemas de las muelas del juicio

Los problemas más comunes vinculados a las muelas del juicio son:

  • Infección o caries
  • Dolor
  • Daños en las muelas de al lado o segundos molares (caries fundamentalmente)
  • No hay suficiente espacio para cepillar y acumulan placa dental.

Algunos dentistas recomiendan extraerlas antes de que puedan causar problemas en el futuro.
También es frecuente recomendar extraerlos antes de comenzar un tratamiento de ortodoncia, para dar más espacio al resto de dientes.

A veces, las muelas del juicio no acaban de salir del todo. Las bacterias y la placa pueden acumularse alrededor de la muela que está parcialmente fuera y esto produce inflamación de la encía llamada pericoronaritis que obliga a valorar su extracción también.

Te recomendamos realizar una revisión anual con tu dentista. Mediante una ortopantomografía sabrá si hay mala posición de las muelas del juicio y si están produciendo alguna interferencia.
En casos concretos se puede solicitar un TAC mandibular para ver si las muelas del juicio inferiores están próximas al nervio dentario y valorar los riesgos que pueda haber si se decide extraerlas.
Si tienes molestias ocasionadas por las muelas del juicio solicita una visita con tu dentista para que despeje tus dudas.

Extracción de las muelas del juicio

Como hemos dicho antes, es importante que se valore previamente mediante ortopantomografía y TAC mandibular si fuese necesario, la posición de las muelas y ver los riesgos que pueda suponer su extracción.
La complejidad de la extracción depende fundamentalmente de la posición que ocupe.
Por normal general no son extracciones complicadas, siempre y cuando la realice un cirujano maxilofacial.
Durante dos o tres días después de la extracción puede haber molestias y tener que tomar algún antiinflamatorio o analgésico.
Se recomienda no realizar enjuagues ni cepillar los dientes durante las primeras 24 horas después de la extracción.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿En que podemos ayudarte?
Te responderemos lo antes posible.