Todo aquel que tiene dientes, corre el riesgo de sufrir caries. Nadie es inmune a las caries, aunque haya personas que son más propensas que otras a padecerlas. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para proteger tu sonrisa. Entender qué causa este tipo de daño dental y los factores que aumentan su riesgo te ayudará a prevenirlas.

¿Por qué tenemos caries?

La placa es una capa transparente que se adhiere a los dientes. Está compuesta por bacterias y restos de alimentos, la cual, si no elimina con el cepillado, se endurece produciendo irritación de encías, inflamación y sangrado. Si esta placa no se elimina, los ácidos que producen las bacterias acaban por destruir el esmalte y producir lo que llamamos caries. Una pequeña caries dental puede pasar desapercibida, pero empeorará con el tiempo. Al principio, también se puede experimentar sensibilidad o dolor cuando se come algo frío o se muerde con fuerza. Si no reparamos esta caries, acaba destruyendo el tejido dental pudiendo afectar al nervio o incluso a la pérdida total del diente.

Factores de riesgo de la caries dental

Existen numerosos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar caries dentales.

  1. Una dieta con exceso de dulces. Los tentempiés y las bebidas azucaradas ayudan a que las bacterias produzcan ácidos que atacan al esmalte. Por otro lado, los restos de alimentos y bebidas que se adhieren a los dientes también son los culpables de la formación de placa.
  2. Mala higiene bucal. Una rutina eficaz de cepillado y uso del hilo dental elimina la placa antes de que cause caries. Visitar al dentista periódicamente para poder revisar tu boca. Las limpiezas profesionales periódicas ayudan a eliminar todo lo que se haya pasado por alto. También ofrece la oportunidad de tratar los problemas a tiempo, antes de que sean más difíciles y costosos de tratar. Es una cuestión de causa efecto: si se descuida la higiene bucal, aumentarán las probabilidades de sufrir caries.
  3. Colocación de los dientes. Los dientes que son más difíciles de limpiar son más susceptibles de sufrir caries. Eso significa que los dientes que están desalineados o situados en la parte posterior de la boca corren un mayor riesgo. Si tienes algún diente desalineado, es una buena idea corregirlo no solo por una mera cuestión estética. Hay muchas opciones disponibles.
  4. Ciertas condiciones de salud. Las personas que luchan contra la sequedad bucal tienen menos saliva para arrastrar las bacterias y la placa de las superficies dentales. La acidez y los trastornos alimentarios suelen introducir los ácidos del estómago en la boca. Estos ácidos dañan el esmalte, debilitándolo y haciéndolo vulnerable a la caries. Hay medicamentos y otras enfermedades que también pueden aumentar los riesgos.
  5. Los empastes, las coronas y otros arreglos dentales restauran el aspecto y la función de los dientes dañados. Con el tiempo, pueden debilitarse y desgastarse y crear zonas desbordantes creando lugares para que la placa y las bacterias se escondan. Las revisiones periódicas nos permiten asegurarnos de que siguen intactos.

Cómo prevenir las caries

Te contamos qué puedes hacer para evitar las caries:

  • Ten en cuenta tu dieta.
  • Limita los alimentos ricos en carbohidratos y bebidas azucaradas.
  • Sé proactivo en tu higiene bucal.
  • Cepíllate 3 veces al día, al menos después de las comidas  y utiliza el hilo dental como mínimo una vez al día, preferiblemente por la noche.
  • Mantente al día con las revisiones dentales. Es importante y te asegura tranquilidad.
  • Avisa a tu dentista de cualquier problema de salud que pueda aumentar tus riesgos.
  • Finalmente, no tengas miedo de pedir consejos o sugerencias que te ayuden a proteger tus dientes.

En la Clínica Miravéco estaremos encantados de despejar cualquier duda que tengas a cerca de como mantener tu salud bucal. Para pedir una cita, puedes llamarnos a 93 200 93 39.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿En que podemos ayudarte?
Te responderemos lo antes posible.