Existen muchos tipos de cepillos de dientes y, si queremos hacer una división, los podemos clasificar en estos dos grandes grupos: los manuales y los eléctricos.
Basándonos en esta característica funcional, vamos a intentar ayudarte a elegir.

Partimos de la base que tanto los cepillos de dientes manuales como los eléctricos están diseñados para ofrecer un buen cuidado dental. Sin embargo, según tus necesidades y hábitos, puede que una opción te vaya mejor que la otra.

En MiravéCo hemos comprobado que la elección del cepillo de dientes puede comprometer tanto la calidad como la cantidad del cepillado. Por eso hemos creído importante confrontar los pros y contras de utilizar uno u otro para ayudarte en tu próxima elección. Veamos:

Ventajas y desventajas de los cepillos de dientes manuales Vs. cepillos de dientes eléctricos

1. Según la comodidad 

Los cepillos de dientes manuales son los más comunes y los puedes encontrar fácilmente en farmacias, parafarmacias y tiendas de alimentación o de multiproducto. Es muy cómodo y fácil renovarlos cuando toca, tener varios, en el bolso, en la oficina.

Los cepillos eléctricos, por otro lado, se distribuyen en tiendas más especializadas, como son las farmacias y parafarmacias y distribuidores de electrodomésticos. Aunque existe su versión portátil, son de mayor tamaño y más “aparatosos” de llevar. De modo que, en su caso, el beneficio de la comodidad va asociado al uso: el cepillo limpia los dientes mediante su movimiento automático oscilatorio. Simplemente colocando el cepillo en la línea de las encías, se puede llevar a cabo el trabajo de limpieza sin mayor esfuerzo. 

2. Coste económico

Una de las principales diferencias entre los cepillos manuales y los eléctricos es el coste. Los cepillos manuales son relativamente más económicos, no necesitan cargador y su tamaño y diseño portátiles los hacen fáciles de llevar de un lugar a otro.

Aunque ya existen cepillos automáticos de viaje, que pueden cargarse electrónicamente o que funcionan con pilas, su coste y volumen continúa siendo mayor que el manual.

3. Residuos y medio ambiente

Los cepillos de dientes eléctricos son menos respetuosos con el medio ambiente en comparación con los cepillos de dientes manuales, si estos últimos están realizados en un material ecológico y reciclable. 

Sin embargo, como la renovación del cabezal del cepillo electrónico debería de ser la misma que la del cepillo convencional, si comparamos diseños realizados en plástico, la diferencia es mínima. 

En cualquier caso, las pilas, el cargador y el sistema electrónico de diseño es lo que imprime un coste residual y ecológico extra a valorar.

4. La eficacia

Como en muchos aspectos de nuestra vida en los que podemos comparar el trabajo mecánico con el manual, el cepillado eléctrico supera en capacidad de limpieza, rapidez y eficiencia al cepillo manual. Por eso, cuando no se tiene una buena técnica o no se dispone del tiempo requerido para el cepillado manual, la electrónica nos gana.

5. Cepillos eléctricos para niños

En algunos cepillos eléctricos es posible establecer un temporizador de dos minutos, que detiene automáticamente el cepillo una vez que el trabajo está hecho. Como sugiere el dentista para niños en la clínica MiravéCo, esta característica es muy beneficiosa para los más peques para enseñarles buenas prácticas de higiene bucal mientras todavía están aprendiendo a una edad temprana. 

Podemos concluir que ambos cepillos ofrecen un cuidado dental eficaz. De no ser por un motivo de prescripción médica, analizar los diferentes factores como el coste, las características y la flexibilidad, teniendo en cuenta la comodidad y la experiencia personal, es lo que nos puede guiar a la hora de elegir una opción u otra. En cualquiera de los dos casos es fundamental que tu higienista o dentista te realice una instrucción de higiene oral para perfeccionar la técnica de cepillado ya que si se realiza incorrectamente, da igual cuál utilices, tu cepillado no será satisfactorio.