Muchas personas temen las limpiezas dentales. Pero en realidad, una limpieza dental es sencilla e indolora. Saber exactamente lo que ocurre durante el proceso puede ayudar a aliviar su estrés y permitirle disfrutar mejor de los resultados.

¿Por qué es importante la limpieza dental profunda? Y ¿Por qué es importante realizarlas de forma periódica?

Puede que tengas pocos problemas dentales y te preguntes si realmente es necesario acudir al dentista para una limpieza profesional periódica. Incluso puede ser tentador pensar en ahorrar algo de dinero y saltarse esa limpieza. Después de todo, tus dientes son blancos y no tienes caries ni otros problemas dentales. Seguramente, saltarse una limpieza dental no es ningún drama… ¿Lo es?

Decidir no realizar la limpieza que tenías programada, puede no tener ningún impacto inmediato en tu boca o en tu salud dental. Sin embargo, gran parte de los beneficios de un cuidado dental regular provienen de lo que gracias a ella se previene, y esto es a menudo más importante que lo que soluciona.

En MiravéCo abogamos por la odontología conservadora y tenemos claro que con la limpieza dental puedes prevenir problemas dentales que acabarían causándote una mayor inversión para solucionarlos:

  • La aparición de placa (una película gruesa y llena de bacterias) y el sarro (una acumulación dura a base de calcio).
  • Caries.
  • Enfermedades de encías.

¿La limpieza dental duele?

Aunque la mayoría de los pacientes experimentan un dolor y una molestia mínimos cuando se les hace una limpieza dental, hay varios factores que pueden hacer que el proceso sea más doloroso:

  • Sensibilidad dental debida a una inflamación, una enfermedad de las encías o una caries.
  • Largos periodos de tiempo entre limpiezas.

En MiravéCo contamos con más de 30 años de experiencia como clínica dental en Barcelona y te asesoraremos en tu caso particular para que las molestias que percibas con la limpieza sean mínimas.

¿Cómo es la limpieza dental profunda en nuestra clínica?

1. Revisión inicial del estado de los dientes

Sabemos que no todas las bocas son iguales. El primer paso es examinarla con detalle. El dentista utiliza un pequeño espejo para comprobar alrededor de los dientes y las encías cualquier signo de gingivitis (encías inflamadas) u otros posibles problemas.

2. Limpiar la placa y el sarro

Con el pequeño espejo como guía, nuestro higienista dental utiliza un raspador para eliminar la placa y el sarro alrededor de la línea de las encías, así como entre los dientes. Oirás un raspado, pero esto es normal. Cuanto más sarro haya en tu boca, más tiempo necesitarán para raspar un punto concreto.

El cepillado y el uso del hilo dental impiden que la placa se acumule y se endurezca hasta convertirse en sarro. Una vez que tengas sarro, sólo podrás eliminarlo en la consulta de tu dentista.

3. Limpieza dental con pasta dentífrica

Después de que tus dientes estén completamente libres de sarro (no podrás evitar repasarlos con tu lengua, ¡lo sabemos!), el experto cepilla los dientes con un cepillo eléctrico profesional. Así se consigue una limpieza profunda.

4. Uso de hilo dental profesional

En este punto el dentista utiliza hilo dental para limpiar los huecos entre los dientes. Además, de esta forma se puede localizar cualquier punto potencialmente problemático en el que puedan sangrar las encías.

5. Enjuague

Para finalizar con la limpieza se enjuaga la boca con fluor para eliminar cualquier resto.

También tenemos protocolos especiales de limpieza dental

En algunos casos es necesario hacer una limpieza dental más especifica según los problemas que encuentre el dentista en el examen preliminar.

Si tienes empastes, caries, estás embarazada o tienes algún otro caso especial nuestros higienistas de MiravéCo te asesorarán y te explicarán qué protocolo de higiene conviene seguir en tu caso. Todos ellos, como buenos profesionales son amigos de la odontología preventiva y además de dejar tu boca reluciente te darán buenos consejos para mantener tu salud bucal.