Las carillas de composite o también llamadas resinas compuestas, son unas finas láminas (por capas) que se colocan en la parte frontal de los dientes y nos permiten mejorar diferentes aspectos de la estética dental, tales como forma, color, posición, textura, etc. sin tener que rebajar los dientes para ser modelados. En ocasiones también son llamadas carillas artesanales, ya que se realizan capa por capa simulando el diente natural, con su brillo y forma. Toda esta técnica requiere de una gran destreza manual y artística del especialista para poder realizar sonrisas completamente naturales.
Las carillas de composite son finas –de 0.3 a 1 mm. de grosor- de un material sintético, derivado de la resina. Suelen aplicarse en la zona frontal de las piezas dentales del grupo anterior, es decir, incisivos centrales, incisivos laterales y caninos.

¿Cómo es la unión de la carilla de composite con el diente?

La unión de las carillas de composite a las piezas dentales se lleva a cabo con un fuerte adhesivo especial. La unión ideal es directamente encima del esmalte y en la mayoría de casos, se realiza sin tallado dental, cosa que hace de este tratamiento que sea muy conservador. Sin tallar los dientes el paciente siempre tendrá sus dientes intactos.
Antes de poder someterse a un tratamiento estético como son las carillas de composite, es necesario que la salud bucal del paciente sea excelente. Es decir, presentar una buena salud de la encía (periodontal) y solucionar problemas como las caries.

¿Qué problemas pueden solucionar las carillas de composite?

  • Cambiar o mejorar el color de tus dientes.
  • Alinear la posición de los dientes.
  • Corregir la forma de los dientes.
  • Alargar dientes anteriorews destruidos y/o fracturados.
  • Cerrar espacios entre dientes.
  • Mejorar la sonrisa con la máxima naturalidad.
  • Cambiar reconstrucciones antiguas visibles.
  • Cambiar composites antiguos con errores de forma, color y textura.
  • Dientes anteriores fracturados.
  • Tinción por tetraciclinas.
  • Dientes pequeños, cortos, con mucha encía, inclinados.

Ventajas de las carillas de composite

  • Tratamiento rápido; la mayoría de aplicaciones de las carillas duran menos de 4 horas.
  • Se realiza en 1 sola sesión.
  • El paciente puede hacer vida normal y comer el mismo día.
  • Indoloro: en la mayoría de casos no es necesario anestesiar.
  • Tratamiento muy conservador: en la mayoría de aplicaciones no es necesario tallar el diente. Menor sensibilidad, en comparación con las carillas de cerámica (precisan tallado dental).
  • Resultado óptimo en 1 sesión.
  • Carillas son muy finas, como el diente natural.
  • Tratamiento que puede ser reversible, se pueden hacer modificaciones en forma, longitud, color…en cambio con las carillas de cerámica estos cambios no son posibles.

El especialista en estética dental es el mayor indicado para diagnosticar y valorar si el paciente precisa ser tratado con carillas de composite o de cerámica.

DRA. MONTSE ROVIRA
ESPECIALISTA EN ESTÉTICA & COSMÉTICA DENTAL.