El mal aliento es un problema común, pero es fácil de mejorar con los tratamientos y cuidados correctos.
¿Sabías que una de cada tres personas lo padecen o lo han padecido?
Puede ser un problema momentáneo después de una comida copiosa o puede ser una condición crónica como resultado de hábitos poco saludables.

Para poder mantener tu aliento y tus dientes sanos es necesario identificar las causas de la halitosis.

Causas del mal aliento

El mal aliento es causado por diversas bacterias que crecen en la boca. Cuando no te cepillas y utilizas el hilo dental con regularidad, las bacterias se acumulan en los trozos de comida que quedan en la boca y entre los dientes. Son los compuestos de azufre liberados por estas bacterias los que hacen que tu aliento huela mal.

Estas son las razones más comunes que permiten que estas bacterias crezcan:

Causa 1: Boca seca 

La saliva limpia naturalmente la boca. Si la boca está seca de forma natural o debido a una enfermedad específica, como la xerostomía, los olores pueden acumularse.

Causa 2: Higiene dental 

El cepillado y el uso del hilo dental garantizan la eliminación de pequeñas partículas de alimentos que pueden acumularse y descomponerse lentamente, produciendo mal olor. Si el cepillado no es regular, se acumula una película de bacterias llamada placa. Esta placa puede irritar las encías y causar una inflamación entre los dientes y las encías llamada periodontitis. Las prótesis dentales que no se limpian de forma regular o adecuada también pueden albergar bacterias que causan halitosis.

Causa 3: Tabaquismo

Los productos del tabaco provocan sus propios tipos de olor bucal. Además, aumentan las posibilidades de padecer enfermedades de las encías, que también pueden causar mal aliento.

Causa 4: Alimentos

La descomposición de las partículas de alimentos que se quedan en los dientes puede causar olores. Algunos alimentos, cuando se digieren también pueden causar mal aliento. Algunas personas son más sensibles a la cebolla, el ajo, algunos quesos, por ejemplo, ya que, una vez digeridos, sus productos en descomposición son transportados por la sangre hasta los pulmones, donde pueden afectar al aliento.

Causa 5: Dietas

Algunas dietas o programas de ayuno de alimentación baja en carbohidratos pueden producir halitosis. Esto se debe a que la descomposición de las grasas produce unas sustancias químicas llamadas cetonas. Estas cetonas tienen un fuerte aroma.

Causa 6: Medicamentos

Ciertos medicamentos pueden reducir la saliva y, por tanto, aumentar los olores. Otros fármacos pueden producir olores al descomponerse y liberar sustancias químicas en el aliento.

Causa 7: Enfermedades

Algunas enfermedades pueden causar halitosis, debido a las mezclas específicas de sustancias químicas que producen.

¿Cómo quitar el mal aliento?

Para poder minimizar el mal olor de boca es necesario:

1. Cepíllate y usa el hilo dental más a menudo.

Una buena técnica de cepillado reduce la placa, la acumulación pegajosa en los dientes, que acumula bacterias que causan el mal aliento. Hay que tener en cuenta que los alimentos atrapados también contribuyen al problema.

Cepíllate los dientes al menos dos veces al día y utiliza el hilo dental al menos una vez. Si te preocupa tu aliento, haz ambas cosas un poco más a menudo.

Pero no te excedas. Si te cepillas demasiado fuerte puedes desgastar tus dientes, haciéndolos vulnerables a la caries o dañar tus encías.

2. Enjuágate la boca.

Además de refrescar el aliento, un enjuague bucal añade una protección adicional al eliminar las bacterias. El sabor a menta fresca puede hacerte sentir bien. Pero asegúrate de que el enjuague bucal que elijas elimine los gérmenes que causan el mal aliento. Un colutorio de súper con gran índice de alcohol en su fórmula, se limita a tapar el olor.
Enjuágate a diario con un buen colutorio y detén el mal aliento en su origen.

También puedes ayudar a tu aliento si te enjuagas la boca con agua corriente después de comer. Puede deshacerse de las partículas de comida que se atascan en los dientes.

3. Limpia tu lengua.

El revestimiento que normalmente se forma en la lengua puede ser un huésped para las bacterias malolientes. Para deshacerte de ellas, cepilla suavemente tu lengua con el cepillo de dientes.

Si tu cepillo es demasiado grande para llegar cómodamente a la parte posterior de la lengua, prueba con un raspador o limpiador lingual. «Están diseñados específicamente para aplicar una presión uniforme en la superficie de la zona de la lengua. Esto elimina las bacterias, los restos de comida y las células muertas que el cepillado por sí solo no puede eliminar.

4. Evita los alimentos que agrían el aliento.

Las cebollas y el ajo son los sospechosos habituales. Cepillarse después de comerlos a menudo no ayuda. Las sustancias que causan el mal olor llegan al torrente sanguíneo y viajan a los pulmones, donde se exhalan.

¿La mejor manera de evitar el problema? No los comas en crudo, o al menos evítalos siempre que puedas.

5. Deja el hábito del tabaco.

Además de provocar cáncer, fumar puede dañar las encías, manchar los dientes y provocar mal aliento.

Los parches de nicotina de venta libre pueden ayudar a calmar las ganas. Si necesitas un poco de ayuda, pide una cita con tu médico para hablar de los programas para dejar de fumar o de los medicamentos recetados que pueden ayudarte a abandonar el tabaco para siempre.

6. Mantén tus encías sanas.

Las enfermedades de las encías provocan mal aliento. Las bacterias se acumulan en bolsas en la base de los dientes, lo que crea halitosis.

Si tienes una enfermedad de las encías, el periodoncista, que se especializa en su tratamiento, podrá ayudarte.

7. Humedece tu boca.

Puedes tener caries y mal aliento si no produces suficiente saliva. Si tienes la boca seca, bebe mucha agua durante el día.

Mastica chicle sin azúcar o chupa caramelos duros sin azúcar. Prueba también un humidificador por la noche para humedecer el aire de tu casa.

La sequedad de boca puede estar relacionada con el estrés. Practicar técnicas de relajación también puede ayudar.

8. Consulta a tu dentista.

Existen muchos mitos alrededor de este tema, lo que es cierto es que es necesario valorar cada caso de forma personalizada para descartar todas las posibles causas del mal aliento y ofrecer una solución efectiva.

Si el mal aliento continúa a pesar de tus esfuerzos, pide una cita con tu dentista. En la clínica MiravéCo valoraremos sus causas, llegaremos a la raíz de la molestia, y te ofreceremos la solución que necesitas para atajar el problema.