La caries dental es una enfermedad infecciosa que debilita los tejidos duros del diente. En su estado inicial puede ser una mancha blanca en el diente. Si la caries dental está más avanzada, puede parecer una mancha más oscura (puntitos negros) o un agujero en el diente si está muy avanzada.

Son recomendables los controles anuales para detectar la caries dental precozmente.

¿Cómo se produce la caries?

La caries dental se produce a consecuencia de los daños que producen determinadas bacterias cuando producen ácidos que interaccionan con los restos de comida. Tienen preferencia por los dulces y los carbohidratos (pasta, pan, etc).
Los ácidos producidos por estas bacterias afectan muy especialmente a los tejidos duros del diente, como el esmalte, produciendo un agujero o caries dental.

¿A quién puede afectar la caries dental?

La caries dental afecta a personas de todas las edades, desde los niños cuando les ha salido su primer diente hasta a los adultos en su edad más avanzada. De hecho, las personas más mayores suelen tener las encías retraídas y la caries dental puede afectar también a la raíz del diente.

¿Duelen las caries dentales?

Según el tamaño del agujero las caries dentales pueden producir más o menos dolor. En sus inicios no suele producir molestias pero a medida que la caries dental avanza,  los alimentos y bebidas frías o calientes pueden producir sensibilidad, así como la comida dulce.  

Al masticar, la caries dental puede producir dolor espontáneo.

¿Cómo se curan las caries dentales?

Aunque las caries dentales se pueden detectar a simple vista, una radiografía nos revelará el verdadero tamaño de la caries, y así podremos decidir el tipo de tratamiento a realizar, que puede ir desde un simple empaste en los casos de caries muy pequeñas, hasta tener que sacar el nervio (endodoncia).

En casos de caries dental más avanzada se deberá extraer el diente (exodoncia).

Consejos para prevenir la caries dental.

  • Cepillado dental después de cada ingesta de alimentos.
  • Uso de hilo dental o cepillos interdentales.
  • Uso de pasta fluorada.
  • Control de ingesta de alimentos ricos en azúcares y dieta saludable.
  • No fumar y controlar la ingesta de bebidas alcohólicas.