Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden transmitirse y contagiarse a través de la boca (vía sexo oral) y manifestarse en boca, labios y garganta.

En la mayoría de ellas, su afectación en la cavidad oral puede pasar desapercibida ya que es muy fácil confundirlas con un episodio de llagas o pequeñas lesiones en la boca. Por norma general, las “ETS” a nivel oral producen síntomas poco perceptibles.

Las enfermedades de transmisión sexual más comunes que pueden contagiarse o aparecer en boca son: Sífilis, Herpes, Virus del papiloma humano (VPH), Clamidia, Gonorrea y VIH.

Los síntomas más frecuentes de las enfermedades de transmisión sexual y la boca pueden ser

 

  • Aftas en la boca, que pueden ser o no dolorosas.
  • Lesiones similares a herpes labial y ampollas febriles alrededor de la boca.
  • Garganta enrojecida y dolorida, con dificultades para tragar.
  • Amigdalitis.
  • Enrojecimiento con manchas blancas que se asemejan a las infecciones de garganta.
  • Secreción blancuzca o amarilla.

El tratamiento dependerá del tipo de “ETS”. Lo primero es diferenciar las lesiones relacionadas con el sexo oral de las que no.  

Las lesiones que se producen en la boca a veces son difíciles de clasificar y es necesario realizar pruebas complementarias serológicas y microbiológicas para confirmar su diagnóstico clínico.

Es fundamental que tengas confianza en tu dentista y así, desde nuestra consulta dental podremos realizar las exploraciones necesarias para obtener el diagnostico y así aplicar el tratamiento correcto para cada caso.